domingo, 1 de mayo de 2011

Primero de mayo unitario, de los trabajadores e independiente del Gobierno


El domingo 1 de mayo de 2011 la juventud, los trabajadores y los pueblos del Ecuador conmemoraron el día internacional de los trabajadores. Desde las primeras horas los distintos sectores se concentraron en la Avenida 10 de agosto de la ciudad de Quito, se dirigieron por las principales calles del centro histórico y llegaron a la Plaza de San Francisco. La marcha fue una manifestación por recordar y continuar los ideales de los mártires de Chicago y a la vez se constituyó en un rechazo a la política prepotente y derechista de Correa.

Con gritos y consignas los distintos sectores populares manifestaron su adhesión al NO en el proceso electoral que se realizará el próximo 7 mayo, ya que consideran que la consulta popular es una herramienta del Gobierno de Correa para apoderarse de las Cortes de Justicia y con ello tener jueces que oculten los actos de corrupción que se ha desarrollado en este mandato y perseguir a los luchadores populares que se rebelan al Gobierno.

Este primero de mayo se constituyó en una gran escenario de unidad de los sectores que luchan contra Correa, fue un espacio en el que trabajadores y los pueblos confrontaron al Gobierno, a la vez, plantearon la necesidad de continuar con la organización y la lucha por alcanzar una patria nueva y diferente.

domingo, 17 de octubre de 2010

La desesperación

Por:  Xavier Alejandro Andocilla R.

La historia comienza al finalizar el viaje al Tena de mi amigo Ismael, quien partió  a Quito lo más temprano posible para ver el paisaje. Era su primera vez que recorrió el Oriente y el día que se trasladó al Napo no tuvo la oportunidad de observar la naturaleza que se presenta en la carretera, producto de la espesa oscuridad de la noche en la que se transportó.

Antes de despedirse de la ciudad, le invitaron a los platos típicos, delicias muy extravagantes y de interesante sabor, se imaginó que por su aspecto muy difícilmente pasarían  por su paladar, pero al toquetear sus papilas gustativas el no paró de comer. Degustó como si fuera su ultima cena, casi por 15 minutos devoró los alimentos tradicionales, con el gusto de contar a sus amigos de tan dichosos sabores. Estos alimentos eran tan exóticos que nunca los había visto, escuchado o mas bien degustado.

Inmediatamente, después de alimentarse, se subió en el primer trasporte que apareció. Era un enorme bus de la cooperativa San Francisco, color azul y blanco, con un aspecto de ser casi nuevo. Al abordarlo buscó el asiento más cómodo y cercano a la ventana.

Mientras pasaban las horas, la carretera se volvía en un escenario muy diverso, presentándose distintas plantas y árboles, exhibiéndose diferentes mariposas y pájaros que habitan en la cordillera oriental de los Andes. Recorrió desde el Tena, poblaciones como Archidona, Baeza, Pifo, Tumbaco, para luego llegar a la capital, Quito. Vio la realidad deplorable de muchos pueblos, sus condiciones de vida y demás miserias que conforman el paisaje.

En las distintas paradas muchas personas subían con diferentes alimentos que emanaban un olor muy embriagante, tentaban al pecado de seguir comiendo, pero para Ismael estos le producían ligeras sensaciones de llenura, al punto de no aguantar aquel tufillo.

Después de cinco horas de extenso y arduo camino entra a Quito, mientras veía como se termina su viaje, sentía pequeños retorcijones en su estomago, parecían como si las tripas se encontraban en una gran fiesta y se movían de un lado al otro indicándole que el proceso de digestión se aceleró.

El bus ni acabó de pararse e Ismael ya se encontraba corriendo en búsqueda de un baño municipal, se paro en las puntas de los dedos de los pies observando cada rincón de “el Trébol”, a lo lejos vio un cuarto rectangular de color verde y con un letrero blanco en el que estaba el dibujo un hombre pintado de negro, que le dio a entender que eran los servicios higiénicos.

Caminó rápidamente hacia aquel lugar, sin dar a entender la desesperación que tenia por llegar, trato de ocultar los deseos, pero parecía que el resto de personas sabían lo que pasaba. Al momento de pisar la puerta de entrada un olor nauseabundo le rodeo la nariz, provocando asquerosidad y desprecio a aquel lugar; sin reflexionar mucho tiempo decidió aguantarse las ganas e ir a su hogar.

Cruzó rápidamente las dos calles por el paso peatonal, alcanzó a un especial de esos que parecen bólidos y corren por las calles de Quito, creyó ingenuamente que en 10 minutos estarían en su casa, pero el conductor no era ningún “meteoro” y se parecía más bien al doctor Chapatín de lentes de fondos de botellas y con varias multas por conducir a menor velocidad de lo señalado por la ley.

Era tan mala la suerte de Ismael, que todas las personas querían subir al bus, paraba en todas las esquinas y todo los semáforos se ponían en rojo; parecía toda una eternidad, sentía un dolor que le recorría las venas de su cuerpo, era un temblor que se producía desde el estomago hasta el tronco cerebral y de allí por las curvaturas intestinales, al recto.

Casi destrozado y a los 30 minutos llegó por fin a su barrio, los esfínteres reventaban  de la presión que ejercía sobre ellos. Con las ultimas fuerzas se bajo del carro y corrió a su casa, ya no le interesa lo que diga la gente, lo único que quería era llegar a su domicilio, un departamento ubicado en el quinto piso de una multifamiliar al sur de Quito.

Con sus manos temblorosas sacó las llaves del portón principal, confundido trató de abrir rápidamente la puerta negra y no sabía cual era la llave maestra para ingresar. Al encontrar dio una solo empujón, subiendo las gradas de dos en dos y llegó por fin a su departamento.

Pero un último reto le tocó enfrentar, tratar de abrir esas dos complicadas puertas, que aun estando con sus cinco sentidos no lo podía hacer. Boto por un lado su mochila y por el otro la chompa, sudando y con las manos temblando pasó por la puerta de metal y luego la de madera, ingresó a su casa y por fin a ese cuarto frío y oscuro que por primera vez era el más deseado.

Al abrir la puerta del baño, parecía que su desesperación iba a morir y una supuesta tranquilidad surgía dentro de su ser, pero al mover  la puerta, se dio cuenta que el retrete  del baño había sido robado…

 

sábado, 9 de octubre de 2010

“El romancero gitano”


Por: Xavier Alejandro Andocilla R.

El “Romancero Gitano”, es el título del poemario de Federico García Lorca, publicado en 1928. Se encuentra compuesto por dieciocho romances que abordan diferentes temas como la noche, la muerte, el cielo, la luna. Tienen como elemento común la cultura gitana que sirve como componente para  entrelazar y unificar  a los poemas.

En el “Romancero Gitano”  el autor logra realizar muchas descripciones de los dispositivos que conforman la vida cotidiana del los gitanos, sus identidades; pero sobre todo, la persecución de la que son objeto. Refleja las penas de un pueblo perseguido que vive al margen de la sociedad y la lucha contra la autoridad que los hostiga.

Federico García Lorca señala en su obra:

 

“La ciudad libre de miedo,

multiplicaba sus puertas.

Cuarenta guardias civiles

entran a saco por ellas.

Los relojes se pasaron

y el coñac de las botellas

se disfrazó de noviembre

para no infundir sospechas.

Un vuelo de gritos largos

Se levantó en las veletas.

Los sables cortan las brisas

que los cascos atropellan.

Por las calles de penumbra,

huyen las gitanas viejas

con los caballos dormidos

y las orzas de monedas.”

 

Los gitanos han sido uno de los pueblos más perseguidos en la historia de la humanidad, en diferentes ocasiones y maneras; se les han discriminado sus características étnicas y culturales, se ha manifestado una larga serie de expulsiones en cadena en los diferentes países, como por ejemplo en 1439 de Francia, en toda Suiza en 1471, Alemania en 1500 y de Inglaterra bajo pena de muerte en 1514; de igual forma en 1540 en Bélgica. Para entonces, tanto en España como en Francia ya se les envía a trabajos forzados. En el siglo XVII, Portugal los deporta a América. En Hungría y Rumanía fueron sencillamente esclavizados.

Contra los gitanos han existido innumerables leyes, pragmáticas, decretos, reglamentos y medidas de excepción en todos los lugares donde habitaron y habitan. Ser gitano ha sido considerado como una especie de pecado, y el cual ha sido penalizado desde la marginación y criminalización hasta la muerte, pasando por la sedentarización forzosa, la deportación y el destierro, el castigo corporal y la mutilación, la esclavitud, los trabajos forzados, la prisión o reclusión en barrios, ghettos; llamados en España “gitanerías”.

Es ese pueblo perseguido en el que se inspira Federico García Lorca, para escribir “Romancero Gitano”; en esa persecución, las fuerzas militares han jugado rol, es así, que Lorca pone un relieve importante al aparato militar del Estado en su poema; “Romance de la Guardia Civil”.

La obra  se encuentra ambientada en Andalucía, en los barrios gitanos; a partir de ésta, Lorca introduce los grandes temas del amor y muerte que estarán vinculados con gran carga simbólica en toda su labor literaria.

Las metáforas, las personificaciones, comparaciones, repeticiones; son los principales recursos que utiliza Federico García Lorca en el “Romancero Gitano”. Recordemos aquel verso famoso que dice:

“Verde que te quiero verde.

Bajo la luna  gitana,

las cosas la están mirando

y ella no puede mirarlas”.

 

Este verso es repetido en varias ocasiones en el poema “romance sonámbulo”. El color verde y la luna representan figuras metafóricas sobre la muerte, por lo que, dicha frase personifica la lucha de la gitana contra estos elementos.

En el trabajo, Federico García Lorca, busca estilizar el mundo gitano, alejándolo del costumbrismo y casticismo folclórico. Se destaca los procedimientos habituales de poesía de origen popular, y la influencia del compositor Manuel de Falla. Se puede dividir el Romancero en dos series, dejando a un lado los tres de los arcángeles que simbolizan a Córdoba, Granada y Sevilla. La primera serie es más lírica, con la presencia dominante de las mujeres, la segunda es más épica y predominan los hombres.

No se trata de una obra folclórica; está basada en los tópicos con que se asocia lo gitano y andaluz. Lorca eleva al personaje gitano al rango de mito literario, como después hará también, con el negro y el judío en el “Poeta en Nueva York”.

Se pretende fundir el lenguaje narrativo con el lírico, sin que ninguno de ellos pierda su calidad; veamos en el siguiente verso como se representa aquel planteamiento.

 

“Y que yo me la llevé al río

creyendo que era mozuela,

pero tenía marido.

 

Fue la noche de Santiago

y casi por compromiso.

Se apagaron los faroles

Y se encendieron los grillos.”

Se confirma que el “Romancero Gitano” es una historia de amor y sangre, un ambiente lírico que lo envuelve todo y dos personajes que dialogan en un boceto del drama.

El tratamiento de los hombres y mujeres de la obra es muy tradicional, condicionado a la época en que se ubican. El hombre: el mantiene una actitud generalmente pasiva debido a que quienes se quejan o lamentan en la obra son las mujeres, representan rasgos de madurez, sensatez y capacidad de reacción. Destaca la ausencia casi total de descripciones físicas de los hombres. Por otro lado la representación de las mujeres es detallada, tanto física como psíquicamente. En la obra son personajes débiles ante las dificultades y ello hace que los personajes masculinos cobren mayor fuerza.

Es así que el “Romancero Gitano” se ha convertido en una de las obras más importantes de Federico García Lorca y es una de las más fieles exponentes de los ideales y postulados de la “Generación del 27”.

martes, 5 de octubre de 2010

Gran poeta campesino y militante comunista


100 años del nacimiento de Miguel Hernández

Orihuela, población alicantiana situada a 53 kilómetros de la capital española, fue el escenario de nacimiento y debut de Miguel Hernández Gilavert. El 30 de octubre de 1910 se escucha el primer llanto de una persona, que se convertiría en el devenir su vida, en un gran poeta cuya fortaleza era el arte revolucionario, un arte vinculado a los intereses de los pueblos de España y el mundo, a la vez un arte convertido en contundentes dardos contra el fascismo y las clases dominantes.

 Hijo de campesinos, humildes pastores de cabra, trabajó desde muy temprana edad en el cuidado del ganado y en el cultivo de las tierras. Aprendió las primeras letras en una escuela de la población de Orihuela, conocimiento que le permitió acercarse a la poesía y la literatura. Sus escritos, igual que su pensamiento, transitan por dos etapas, la primera es muy religiosa y conservadora, los versos son muy herméticos, inclusive muchas de las veces poco entendibles y sus principales temas eran relacionados a la naturaleza, el romanticismo, la religión.  Publica sus primeras poesías en un periódico local. En 1932 dio a conocer un libro con unas octavas reales nacidas bajo el influjo del Polifemo de Góngora. La revista “Cruz y Raya” le publicó en 1934 un auto sacramental. Para 1936 reunió una serie de sonetos para publicar el famoso libro “El rayo que no cesa”.

Por sus innumerables viajes a Madrid logra contactarse con varias personajes del movimiento artísticos denominado “la generación  del 27” entre los que se encuentran Rafael Alberti, Federico García Lorca, Vicente Aleixandre y Emilio Prados. Construye una significativo amistad con Pablo Neruda, quien le presta una importante atención y potencia sus dones artísticos. Su relación con la situación que vive el pueblo español y principalmente su actividad desplegada en las misiones pedagógicas le permite comenzar acercarse a una nueva estética y criticar los planteamientos conservadores en la literatura, comienza a marcar distanciamiento con la religión y entra a un nuevo periodo en el que construye una poesía revolucionaria y critica a los elementos conservadores dentro de la literatura, decide realizar versos abiertos y entendibles, sus temas se encontraban relacionados a la situación que los pueblos españoles atravesaban.

Su pensamiento se radicaliza y toma posición a favor de los planteamientos revolucionarios, ingresa al Partido Comunista y a las filas del Quinto Regimiento del ejercito Republicano. Inicialmente cumple las tareas de construcciones de fortificaciones y luego pasa a luchar como miliciano en la infantería en la brigada del “Campesino”. Mientras combatía elaboraba poemas a favor de la república y condenaba el accionar de los fascistas, lo que trajo un importante reconocimiento y lo convirtió en Comisario de la propaganda y cultura.

Fue uno de los precursores y promotores del primer “Congreso de intelectuales en defensa de la cultura” que se realizó en Madrid y que participaron figuras como Antonio Machado, César Vallejo, Bertolt Brecht, Pablo Neruda, Nicolás Guillén, Ernest Hemingway, Raúl González Tuñón, Octavio Paz, etc.

Al terminar la Guerra Civil Miguel Hernández fue encarcelado por dos ocasiones, su segundo encierro ingresó injustamente en prisión el 4 de mayo de 1939 y condenado a muerte. Medida, que por las infrahumanas condiciones, no logró cumplir y muere en su celda el 28 de marzo de 1942.

En el tiempo de la guerra y en la prisión Miguel Hernández mantuvo su elaboración poética, muchas de sus obras fueron publicadas en las revistas y órganos de prensa de los revolucionarios. Se edito el libro “Vientos del pueblo”, “el Hombre que acecha” y “Cancionero y romancero de ausencia” los dos últimos fueron publicados después de su muerte.

Al cumplirse los 100 años del nacimiento de Miguel Hernández, es necesario recordar su entrega a los ideales revolucionarios, su construcción de una poética libertaria que tenía como fin el enarbolamiento de la lucha contra el imperialismo y las clases dominantes.

martes, 28 de septiembre de 2010

Julius Fucik luchó con alegría y contra la muerte

“He vivido por la alegría. Por la alegría he ido al combate y por la alegría muero. Que la tristeza no sea nunca unida a mi nombre." Julius Fucik.

Un muchacho grande, robusto, de aspecto deportivo, con unos destellos luminosos en sus ojos indagadores y en la boca una sonrisa franca. Rostro que destila optimismo, confianza y una contagiosa sensación de juventud son los rasgos que nos representan las fotografía de Julius Fucik. Impresionante ser humano, militante comunista y periodista revolucionario que fue ejecutado en Berlín el 8 de Septiembre de 1943

Periodista checo, de origen judío, Julius Fucik fue redactor de Rudé Právo y de Tvorba de Checoslovatia, apresado y condenado por un tribunal nazi en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Fue conocido como un hombre alegre, de un alto espíritu creador y de una férrea disciplina y convicción. Según  Ladislav Stoll amigo de Fucik,  “nunca jugaba al papel de un espíritu encerrado en sí mismo: estaba pletórico de alegría de vitalidad positiva, de una actividad creadora y despierta…. Amaba la vida como un niño y despreciaba la muerte como un hombre”

Impulsó una intensa actividad revolucionaria, sus escritos constituyeron impresionante armas de ataque, herramientas de liberación y en los que dejó plasmado sus pensamientos, sueños y esperanzas de destruir al capitalismo y construir una nueva sociedad. Es así que en sus innumerables viajes a Unión Soviética logró realizar varios reportajes sobre  las impresiones que alcanzó y por las que realizó los libros “En el País donde nuestro mañana ya significa ayer” (1930) y “En el país bien querido” (1934)

Impulsó un intenso estudio crítico de la literatura checa, pretendió indagar la rica historia para poner de relieve el legado democrático y el espíritu popular de los escritores de su país. Construyó una serie de documentos, que por las circunstancias de represión quedaron  truncados,  tituló “Los olvidados y los obligados a callar”. Libro en el que deja sentado las bases de una nueva crítica que recogía en nombre de los sectores revolucionarios, los aportes más valiosos del pasado nacional y que levantaba una de las premisas fundamentales de la estética marxista, que es el de afirmar la necesidad el valor de una obra basándose, sobre todo, en su contenido popular.

Su obra más relevante es el “Reportaje al pie del patíbulo”, documento en el que denuncia todas los crímenes de lesa humanidad y torturas dentro de los campos de concentración donde la Gestapo ejecutaba por órdenes del gran Fuhrer. En el libro se presenta el valor y  heroísmo, el coraje de este gran periodista se manifestó a pesar de las torturas inimaginables para la mente humana.

El 25 de agosto de 1943 es condenado al fusilamiento y en el juicio declara ante los tribunales nazis: “Sé que seré condenado y que mi vida llega a su fin, pero también sé que hice lo que pude por nuestra victoria. Estoy seguro de que seremos los vencedores: Nosotros moriremos pero otros vendrán a continuar nuestra obra”.

La vida de Julios Fucik ratifica leal y ardientemente sus convicciones, hasta constituirse en un ejemplo insoslayable para los revolucionarios de hoy. Su alta convicción y su entrega al combate contra el fascismo fueron principios recogidos por las organizaciones internacionales de periodistas y las mismas que declararon el día de su ejecución -el 8 de Septiembre- como el día de los hombres y mujeres de prensa en el mundo. 

domingo, 8 de agosto de 2010

El rayo, aun no cesa

Por: Xavier Andocilla R.

Rayo de luz,

destellas

con las voces 

de los reprimidos.

 

Entre las subversivas sombras

organizas los cantos del tornado,

desgarras las mentes malgastadas.

Quebrantas la inconciencia de lo pasivo

excitando las almas prohibidas.

 

Rayo aun no cesa tu lucha

levantas mareas

y liquidas la ceguera.

Fuerza del volcán

destrozas la tierra arcaica y decadente,

destruyes lo establecido

y despedaza el silencio.

 

La palabra

tu arma,

la ira

tu escudo,

la rebeldía

tu compañero

con quien desafías lo sólido,

transgredes la ironía y

te burlas de la moralidad.

 

Rayo que no cesas

encarcelaron tu verso,

pretendieron liquidar tu poesía.

Tu letra sigue viva

y jamás tomarás obediencia.

jamás te callarás

y serás inspirador

de los gritos de rebelión.

 

Quito,

Agosto  2010

Inspirado en Miguel Hernández

Dedicado para mis compañeros que son perseguidos. 

domingo, 1 de agosto de 2010

Palabras de invierno y verano

Por: Xavier Andocilla R.

Hoy me doy cuenta

que fuimos tan parecidos y diferentes,

éramos cortados por la misma tijera

y ahogados por el mismo sistema,

pero nunca utilizamos los mismos lentes

y jamás vimos las mismas cosas.

 

Tu caminabas por la burda legalidad,

mientras yo trataba de esconderme

y hablarte con los labios zurdos.

 

Bailabas con el pasado

con los conservadores movimientos

de la inmunda sociedad.

Mientras yo danzaba la música parricida,

entonaba el compás subversivo

y componía las insolentes coplas.

 

Tu pensabas en la inmortalidad del cangrejo,

buscabas escaparte de la realidad

y sumergirte en tu agobiante mentira,

querías convertirte en la barbi de las noches prohibidas,

en la dinamitera de los corazones

y los sentimientos admitidos.

 

Eras el galán de pasarela

que viajabas humillando

y utilizando a las personas.

Transitabas con el mejor postor,

con quien te ofrezca una buena biela

o que te invite alucinar tu mente.

 

Yo trataba destruir la noche,

destrozar los castillos de la seducción,

mis palabras eran versos de coraje

letras incomprendidas por tu oído,

nunca rimas románticas

sino oraciones demoledoras del mundo.

Composiciones a las que nunca quisiste comprender,

o mejor dicho jamás podrás comprender

que mis canciones son del pueblo,

surgieron de la lagrima explotada,

de la sonrisa sin dientes,

de los besos clandestinos.

 

Siempre fueron raras mis palabras,

aprendidas en los surcos anónimos,

nunca alcanzaste

los sonidos de invierno

aquellos que retumban

las cárceles del olvidado.

 

Mientras empuñaba la rebeldía,

tu manipulabas la mentira,

te manejabas en la incontinencia

del pensamiento despedido.

 

Hoy no trato de comprenderte

por que jamás caminaremos juntos,

tu te fuiste con tus pasos abstractos,

con tus melancolías

y llantos.

Yo abrace la letra proscrita,

la alegría de los senderos condenados,

la cólera campesina

y la ira obrera.

 

Ayer en el invierno te conocí

y hoy en el verano te destruí,

fuiste muerte y vida,

melancolía y felicidad,

pero sobre todo

me ensañaste a odiar,

a repudiar tu mundo

y asesinar tus ideas.

 

También me enseñaste

a reconocer lo que soy,

a recuperar mi pensamiento

y mi ideal,

tus prácticas

me dieron fuerza y energía

para levantarme

contra tu oración decadente

y saborear la dulzura

de las partituras utópicas.

 

Fui parido por tus sueños

y hoy construyo mis ilusiones,

nací de tus brazos

y con mi alegría niego tu tristeza.

 

 

Quito,

Agosto  2010

 

domingo, 20 de junio de 2010

Imán Maleki pintor realista


Por: Xavier Alejandro Andocilla R.

Imán Maleki nació en 1976 en Teherán y desde muy niño sintió fascinación por el arte, es uno de los máximos representantes del realismo en la actualidad

Estudió con el mejor pintor hiperrealista de Irán, Morteza Katouzian y se graduó en la Universidad de Arte de Teherán como diseñador.

Ha sido galardonado con el premio William Bouguereau y el premio "Chairmanás Choise" en la II Competición  Internacional del Art Renewal Center.

Algunos le consideran el mejor pintor  de arte realista del mundo. "Sus dibujos compiten con las mejores cámaras digitales” aseguran.

Sus pinturas muestran al mundo  la fuerte personalidad del pueblo iraní, manifiesta la sencillez y la realidad cotidiana en la que viven. El  “retrato de un emigrante” demuestra con impacta toda la fuerza y la crudeza de la realidad cotidiana de su país.

En sus obras refleja una buena escena  que a veces adquiere tintes “epicos” que nos recuerdan el pasado glorioso de Irán y a veces se permite algunos detalle surealista. 


Retrato de un emigrante


José Saramago muere, la ceguera del mundo...continua


Por: Patricio Matute

El premio novel de literatura 1998, autor de El Evangelio según Jesucristo y el Ensayo sobre la Ceguera, José Saramago, murió este viernes a la edad de 87 años. El escritor uruguayo Eduardo Galeano de él dijo a La Jornda de México: "...Se extrañará su obra y también a él, a sus acciones, porque era un hombre que estaba siempre del lado de los perdedores.. ."

Saramago murió en su casa, en la localidad española de Lanzarote. En Portugal, su tierra natal, declararon dos día de luto nacional, su cuerpo será cremado en Lisboa, el día lunes. 

Vida y obra según San Saramago

Nació en la aldea portuguesa de Azinhaga, el 16 de noviembre de 1922. Estudió en Lisboa hasta que por razones de deficit económico tuvo que trabajar en diferentes oficios: cerrajero, funcionario de salud, diseñador; luego fue editor y corrector de pruebas de revistas como Seara Nova; en una siguente etapa se convirtió en editor político del Diario de Lisboa,  y director ajunto del Diario de Noticias.

Desde 1976 Saramago vive exclusivamente de la literatura, primero como traductor, y luego como autor de sus magníficos textos y ensayos: Que haré con este libro. Viaje a Portugal. Memorial del Convento. El año de la Muerte de Ricardo Reis. La Segunda Vida de San Francisco de Asis.

El Evangelio según Jesucristo, publicado en 1991, fue su obra más polémica. En 1995 publicaría su Ensayo sobre la Ceguera. En el año 2004 aparece Ensayo sobre la Lucidez. En el año 2005 ve la luz Las Intermitencias de la Muerte, una reflexión filosófica sobre la vida, cuestionando cuales son las implicaciones de una larga vida, su última reflexión en vida.

Saramago recibió muchos doctorados Honoris Causa: Évora (Portugal), Turim (Itália), Sevilha e Castilla-La- Macha  (Espanha), Brasília (Brasil) y de Manchester (Inglaterra) ; fue miembro la Academia Universal de las Culturas de París; miembro de la Academia Argentina de Letras; y Caballero de la Orden de las Artes e las Letras Francesas.

Cuando recibió el novel en el 98

"...Estamos secos, y por eso decidí  escribir un ensayo sobre la ceguera. Usamos perversamente la razón cuando todos los días humillamos la vida y la dignidad de los seres humanos, por eso el hombre debe respetarse a si mismo, debe exorcizar  sus monstruos engendrados por la ceguera de la razón. Hoy lo más importante para la humanidad es procurarse otra razón..."

domingo, 25 de abril de 2010

El parque de los sueños

Por: Xavier A. Andocilla Rojas

Quisiera sembrar un arbolito

en el parque de los sueños,

construir ilusiones permanentes,

caminar por los senderos de la vida.

 

Quisiera destruir la amargura,

mirarte a los ojos

y contarte los relatos del cometa,

que conozcas sus esperanzas,

glorias y derrotas.

 

Quiero contarte los mitos de la realidad,

narrarte sobre el país de las maravillas 

y juntos descubrir las leyendas escondidas.

 

Quisiera en las noches

darte el beso de despedida,

que me despiertes en las madrugadas

para destruir a los fantasmas del pasado 

y enfrentarme a la fuerza de la mentira.

 

Quisiera sembrar un arbolito

en el parque de los sueños,

un roble grande y poderoso,

que este firme cuando lo observemos.

 

Un árbol florido,

condecorado con los matices 

del anhelo del rayo,

iluminado con las esperanzas

y las ilusiones de lo prohibido.

 

Quiero verte enfrentar tus quimeras,

percibir tus primogénitos pasos,

escuchar tus primeros versos,

caminar juntos en las derrotas

y defendernos de las victorias.

 

Espero que sientas mi seguridad,

que conozcas mi ideología,

que comprendas mi escabroso camino

y que seas parte de los soñadores,

de los jóvenes sin rostro.

 

Quiero que sepas,

que por ti vivo,

que por ti lucho,

que por ti me sublevo,

para que tengas un buen futuro,

que conquistemos el tiempo

y mantengas una vida bella,

en donde la necesidad ya no exista

y en donde todos seamos vistos por igual.

 

Quiero que conozcas el rojo amanecer

y que pintes de ilusiones tu corazón,

que tu mente sea poseído por la verdad

y no te dejes atrapar por la desilusión.

 

Quisiera sembrar un arbolito

en el parque de los sueños,

para que estemos siempre juntos,

libres pero juntos,

sinceros y alegres

pero siempre juntos.

 

Quito, abril  2010

Dedicado a un buen amigo, que continúe su lucha por conocer a su hijo

Reincidentes surgió de la lucha estudiantil


El nacimiento de la banda española de punk rock denominada "Reincidentes" data del año 1987, cuando Fernando Medina (cantante y bajista), Juan R. Barea (guitarra) y Manuel Pizarro (batería) deciden, tras disolverse Incidente Local  (banda en la que los tres habían coincidido), dar forma a la nueva agrupación.

Su explosivo debut en directo se realizó en la antesala del despacho del rectorado de la Universidad de la ciudad de Sevilla, en medio de la ocupación del centro de educación superior que se realizaba en la huelga estudiantil de aquel año, dejando sentadas las bases de su carácter luchador y reivindicativo cuya expresión transmitirían fielmente en sus canciones.

A través de Juanjo Pizarro, hermano del baterísta, la banda accede a la grabación de su primera maketa, la cual les permite intervenir en el primer concurso Rock de la Diputación de Sevilla (y último hasta el momento) en 1989, en el cual resultan vencedores, lo que les lleva a actuar como teloneros de La Frontera. La incorporación de Selu al saxo propicia al grupo un toque muy personal añadido a su punk-rock agresivo y acelerado de los comienzos. Ese mismo año la banda graba su primer LP, bautizado con el mismo nombre que el grupo, autoproducido y editado por la independiente Trilita. A pesar del pobre sonido, las primeras mil copias se agotan con rapidez, apoyado por las constantes incursiones que el grupo realiza por los gaztetxes de Euskadi, donde sus actuaciones comienzan a despertar interés, lo que les permite telonear a La Polla Records en su debut en Madrid.

De nuevo metidos en estudio, encargan la producción del segundo disco, Ni Un Paso Atrás, a Juanjo Pizarro. Durante la grabación del mismo la independiente vasca Discos Suicidas les ofrece la edición del álbum, que vería la luz en ese 1991. Con temas de la talla de Aprendiendo A Luchar, Móntate Una Estafa o Mili KK se consolidan en los circuitos radicales, principalmente de Euskadi, donde se han convertido en el grupo de fuera que más conciertos ha realizado en estas tierras, si bien los tiempos seguían siendo duros para esta banda de rock combativo. Tras la reedición de su primer disco por Suicidas, la grabación en 1992 de ¿Dónde Está Judas?, su tercer trabajo, marcará el ascenso definitivo de la banda. Cargado de himnos como La Historia Se Repite o Absentismo Laboral, en plenas celebraciones de la Exposición Universal y el V Centenario, la banda arremete contra ellas con un tema tan brillante y significativo como El Gran Engaño. Tras su edición Fernando es detenido como integrante de una campaña para boicotear dichos actos, mientras que Selu sigue el mismo camino tras ser confundido junto a unos amigos como un comando terrorista, en una operación en la que la policía llegaría a derribar la puerta de su casa. Estos hechos no hacen sino darle alas al grupo, que con una rabia aún mayor se embarca en una gira que les lleva a actuar por Cuba y México, mientras en nuestro estado el boca a boca les permitía alcanzar las 20.000 copias vendidas, editándose un video que recogía la intensidad de su directo. Tras regresar de América Selu decide abandonar el grupo inesperadamente, al cual se incorpora Finito De Badajoz como segundo guitarra, cambios que marcarán la evolución de la banda.

En 1993 Sol Y Rabia supone la consagración del grupo. Con una producción de lujo, masterizado en Londres, el disco aúna melodía y fuerza en temas tan fundamentales en la historia de Reincidentes como Resistencia o Jartos D’Aguantar, tema destacado en la película Historias del Kronen. La madurez adquirida les lleva a actuar por todo el estado, siendo invitados al primer festival Monstruos Del Rock D’Akí junto a bandas consagradas. Dos años más tarde del anterior disco, la salida de Nunca Es Tarde Si La Dicha Es Buena, supone el espaldarazo definitivo, situando a Reincidentes como uno de los grupos punteros de la escena nacional. Con creces el álbum más elaborado hasta ese momento, se suceden sin parar temas tan significativos como Vicio, Okupa, Cartas Desde El Asilo o Nazis Nunca Más, mientras la banda se embarca en una intensa gira por todo el estado, repitiendo actuación en el Monstruos Del Rock D’Akí. Tras ella llegó el conflicto. Grupo y compañía no se ponen de acuerdo para la renovación del contrato, y ante las expectativas la banda decide firmar con la multinacional BMG. Sin embargo, el contrato anterior les obliga a editar un disco para finalizarlo, por lo que graban un buen puñado de canciones que aparecen repartidas en Materia Reservada, de Suicidas, y en Te Lo Dije, con BMG, editándose ambos casi a la par en 1997, si bien éste segundo sería el que contendría los temas más destacados. La polémica rodea al grupo, acusado por sus seguidores más radicales, amén de su anterior compañía, de venderse a la maquinaria capitalista representada por la multinacional BMG.

La posterior gira a ambos lanzamientos se recogerá en un extenso doble directo, Algazara, con el que obtienen su primer disco de oro, a la par que Suicidas edita un recopilatorio de sus temas antiguos en plena guerra comercial. Tras dos años de continuar su incesante actividad en directo, sale a la luz en el 2000 ¿Y Ahora Qué?, álbum que refleja la madurez alcanzada por el grupo, dónde sus composiciones clásicas de punk-rock dejan paso a matices más rockeros e incluso heavys, con ¡Ay Dolores! como el más claro reflejo de una evolución que sitúa de nuevo a Reincidentes en el punto más alto del rock de este país. Un año más tarde La Otra Orilla, un EP benéfico, supone la ruptura con BMG, editándose bajo su recién creado propio sello. El nuevo trabajo se sitúa sorprendentemente en el primer puesto de las listas de ventas del país, obteniendo un nuevo disco de oro, que les lleva, tras participar en los más importantes festivales del país, con mención especial a la emotiva actuación del Viñarock 2001, con extenso homenaje a la memoria de Joey Ramone por parte de la banda sevillana, a ausentarse durante un año de los escenarios nacionales para preparar su nuevo trabajo, que verá la luz en el 2002 tras su gira por diversos estados latinoamericanos.

Las notas de Reincidentes son un canto de lucha y resistencia, su música esta basada en la cotidianidad de la vida, en la resistencia de los pueblos, sus notas son un tributo al combate que libran los pueblos del mundo entero.

video

jueves, 22 de abril de 2010

EPÍSTOLA DE LOS POETAS QUE VENDRÁN

Por:Manuel Scorza

Tal vez mañana los poetas pregunten:
¿por qué no celebramos la gracia de las muchachas?;
tal vez mañana los poetas pregunten:
¿por qué nuestros poemas
eran largas avenidas
por donde venía la ardiente cólera?.

Yo respondo:
por todas partes oíamos el llanto,
por todas partes nos sitiaba un muro de olas negras.
¿Iba a ser la Poesía
una solitaria columna de rocío?
Tenía que ser un relámpago perpetuo.

Mientras alguien padezca,
la rosa no podrá ser bella;
mientras alguien mire el pan con envidia,
el trigo no podrá dormir;
mientras llueva sobre el pecho de los mendigos,
mi corazón no sonreirá.

Matad la tristeza, poetas.
Matemos a la tristeza con un palo.
No digáis el romance de los lirios.
Hay cosas más altas
que llorar amores perdidos:
el rumor de un pueblo que despierta
¡es más bello que el rocío!
El metal resplandeciente de su cólera
¡es más bello que la espuma!
Un Hombre Libre
¡es más puro que el diamante!

El poeta libertará el fuego
de su cárcel de ceniza.
El poeta encenderá la hoguera
donde se queme este mundo sombrío.

miércoles, 7 de abril de 2010

JUDAS


Por JUAN MONTALVO

Decirle a un pobre "vuelve", es ya falta de caridad. No digas al pobre vuelve mañana te daré, cuando puedes dar ahora mismo, dice el Señor. Qué he de dar yo ahora ni mañana si las arpías me infestaron el pan? Llegó el tan reclamado cuadernito de Bogotá, llego como de muestra, con la grata notificación de que no podrá remitirse sino cuatro ejemplares por semana, a lo sumo. Para cuatrocientos cincuenta que yo había pedido, díganme los buenos aritméticos cuántas semanas necesito, y el mejor de ellos redúzcamelas a años, que mis matemáticas no son para tanto, ahí tienen ustedes, cautivos del Ecuador, que de una ciudad a otra de la misma República, la más libre y liberal de cuantas son repúblicas, no puede remitirse a una persona más de dos ejemplares de un opusculito no mayor ni de más peso que una hijuela de cáliz; pues teniendo en cuenta la generosidad de los reglamentos, el editor lo hizo tan pequeñito y liviano de cuerpo, como el autor lo había hecho humilde de espíritu. Si quiero que vengan en ocho o diez resmas los susodichos cuatrocientos, he de consignar en la administración de correos cien duros de porte, de esos que nuestros abuelos decían patacones, cuando privaban la chamberga colorada y la peluca. Con cien duros hago, aquí otra edición en menos tiempo, quedando a mi favor el engordarla día por día con mis ojos. Y no lo digo claro por no refranear en simple advertencia. No me pesa el que no puede venir el opusculillo; que lo hubiese leído algún literato de Bogotá me pesaría. Dios poderoso! Que será de mi, si he caído en esas tijeras de oro? Ya me hizo con ellas un amargo formidable, ya que yo hubiera dicho en alguna parte "de deveras": cuando me oiga decir por boca ajena "una carta que vosotros han leído a pesar mío, murió (Silvio Pellico) como mueren los ángeles, si murieran"; "Sin providencia no hubiera asesor ni cualidades", "el abad de lo que canta gasta". Desnaturalizando así hasta los refranes, que son dignos de la lengua; cuando me oiga, repito, estas y otras maravillas, anathema! Exclamará. Ese cuellisado de deveras no campea sino en Colombia, tierra de Libertad y pensamiento, de palabra y otras cosas: aquí he venido a ver su infame cara pizmienta; decirlo, nunca lo dije, para mi santiguada. En el país del Chimborazo y el Pichincha el vulgo suele regalarse con sainetes como estos, "de adrede", "derrada", "oigalén", "traigalén", "rosquituerto" y otros buenos boquiblios y maneras de la lengua castellana; pero ni el más impío ha comulgado jamás con este cerdoso "de deveras", que no empieza a infestar la tierra sino del Carchi para el norte.

El cajista es un avechucho tan perjudicial como socorrido: si el error fue suyo, el cajista; si fue del autor, el cajista ce pelé ce galeux. Este debe tenerlas duras, porque no hay quien no le sche mano a las barbas. Sombras de Franklin, Diderot, Beranger, impresos ilustres, cajistas sabios, perdonad este deshago involuntario....

Crítico tan generoso como ese benemérito colombiano, por fuerza había de ser comedido: él en persona se fue al Ecuador por las barbas del cajista: a los de Bogotá los tiene a la mano; menudito con ellos; y tanto mas riguroso, cuando que en vez de cruzar el país me hicieron cruzar el polo, como si yo hubiera sido más feliz que el almirante Lapeyrouse.

No he dicho "de deveras" ni en tiempos de mi mayor ignorancia, no he sentado el principio de que los ángeles están sujetos a la muerte; a mis ojos, nadie tiene mayor asesor, notario, tinterillo, tagarrote ni más chusmas del oficio con la providencia; mas declaro con la mano puesta sobre la "Filosofía de la elocuencia" de Capmany; los "Comentarios al Quijote" de Clemencin; el "Diccionario de galicismos" de Baralt; las gramáticas de Bello y Salvá, que las "apuntaciones críticas" de Don Rufino Cuervo son un venero de metal finísimo, y que él dio con la veta en las antiguas minas de Castilla. Este escritor lleva camino de parecerse al gran Don Andrés en lo de ser útil a los americanos; y cuando pensó que apuntaba solamente las imperfecciones del habla bogotana, compuso un precioso libro de importancia general; pues los defectos que corrige con tan desempadada pluma, son comunes a todas las repúblicas hispano-americanas, salvo ciertas bastardías de lenguaje que parecen tópicos de Funza, como el nefando ereis, embes de sois que usan tan poéticamente sus poetas.

II.- Volviendo a mi cuadernito, que por más señas se titula "El Antropofago" a la hora de hoy está quemado en Bogotá, ni merecía otra cosa ese templario. Renacerá de sus cenizas, con menos plumas de cuervo y algunas más de pavo real. Nada puede contra la ley de postas mi comisionado en bogotá a pesar de su benevolencia: pues si han esperado seis meses mis compatriotas, esperan otros tantos, que para con la eternidad son nada; y entreténganse por ahora con esta bagatela que les envío a modo de precursora Hela escrito, no tanto porque mis amigos lo creían necesario en vista del segundo pasquín de mis malhechores (cosas semejantes no requieren contestación), cuanto por vía de pasatiempo en esta Tebaida, donde solo por falta de barba espesa y luenga no soy ermitaño profeso.

Y aquí viene el acogerme a la tolerancia de los benignos contra el humor acedo de los que no pueden sufrir cosa que huela a vanistorio, cuando unos y otros den con una o dos acotaciones de algunos de los periódicos que en esta ocasión me han favorecido. Si mis enemigos lo echan todo a doce preciso es, no justo solamente, darles en el alma con pruebas de su sandez que les abrumen. De unas cosas no se sino el principio; otras apenas las entiendo ignoro las mayores, y siento que no adelanto nada en los conocimientos que forman la humana sabiduría. Más he echado de ver en mí después de muchas vanidades y soberbias, testimonios de la pequeñez del alma una rara y feliz inclinación a la modestia; si por la vía del estudio y la experiencia llego al fin a ser humilde, deberé a la desgracia lo que filósofos y santos no consiguen sino después de largas meditaciones y martirios. El efecto que en mi ánimo producen la petulancia y la ventolera de los otros, me pone de manifiesto que yo debo ser a los ojos de los cuerdos, lo mismo que a los míos son los necios, cuando me dejo decir aquellas ridículas necedades con las cuales grangeamos el calificativo de vanidosos. Si los varones perilustres, esos que se hallan en pleno goce de la admiración universal, desmerecen tanto con la soberbia bien o mal expresada, ¿qué será con unos medios cucharas como nosotros, qué no somos gentes sino a falta de hombre? Cuando yo vea en mi conciencia que ejercitó la modestia me detendré por superior a todos mis compatriotas; mas en tanto que me infestan el pecho ciertos rezagos de orgullo infundado y ciego, soy inferior a muchos.

III.- Aun cuando todo hubiera corrido a medida de mi deseo en la impresión y la remisión del cuadernito, siempre se hubiera marchado por el camino de Juan Hass. El fuego todo lo purifica, y lo mejor es que todo lo destruye. En habiendo un fuego que purifique sin destruir, yo les quemaría a todos mis compatriotas, principiando por mis más íntimos amigos. Pero no se trata de esto, sino de confesar humildemente un pecado, ni capital, sino de los de pacotilla, de esos que los cristianos, y sobre todo los católicos romanos, cometemos cada día para nuestra satisfacción: digo un acto de venganza, que en mi soberbia llamo castigo; por le cual no ha venido a ser injusta sino descubierta la inocencia del reo presunto. Y sabe él quien tiene la culpa? Sus amigos. Un falso amigo, un hombre aleve tiene derecho a exigir sinceridad, lealtad de parte de los suyos? No: el pérfido ande siempre con la barba sobre el hombro, por que así como él hace su mala guerra subterránea, así mismo le asestan a él los tiros a pecho retraído. Si llegué a persuadirme de la parte Espinoza en el pasquín, fue porque alguno de sus amigos se lo persuadió con unas gratuitas advertencias. Esto, sobre los motivos que yo tenía para juzgar mal de ese hombre, fue bastante para producir en mí el convencimiento a cuyo impulso le echó toda la ley. Pues han de saber ustedes que si no doy gracias a Dios de no ser santo, por lo menos es cierto que no lo soy del todo. El perdón a carga cerrada para los delincuentes me parece injusto y pernicioso. Tenemos en nuestra naturaleza una parte buena con la cual perdonamos y olvidamos, mas para qué es la mala sino para hacer sentir a nuestros enemigos que vivimos todavía? Dios sabe que yo no abuso de esta sombría facultad; pero sabe también que no siempre alzo del suelo la oreja del que me da la bofetada. La negación de Espinoza es por la imprenta nada hubiera podido en mi ánimo; otros y mejores datos le han arrancado de mis garras: y no me lo van a creer, yo bien quisiera aventarlo al cielo y dar con él en medio de los ángeles, si no fuera tan malo. El levantó la sangrienta bandera a la cual volarón a acogerse los malhechores, para esta conspiración que me ha de seguir hasta el sagrado reino del sepulcro. Más no fue de los de esta cuadrilla, y en mi olvido se salva. Si así como el papelito es una quisicosa fuera una obra maestra, todavía lo hubiera yo destruido; ni se dirá jamás que acuso sin fundamento, embisto sin provocación ni castigo sin justicia.

IV .- Si es verdad que Pancho Gómez ha ofrecido pasar el Carchi, le ruego no deje podrir tan saludable determinación. Venga como hombre de honor, esto es sólo, y me pondré a sus órdenes tan pronto como llegue. Si viene al frente de la consabida falange de mayordomos y cachicanes, el pueblo dará buena cuenta de los malhechores, tanto por mantener sus naturales fueros cuanto por acudir con la protección debida al huésped que no ha hecho sino granjear la estima de cuantos son sus miembros. No es lo mismo allanar la casa de un hombre desprevenido que no puede o no sabe defenderse que hacer el teatro de sus barraganías un pueblo de nación extraña, pueblo celoso de sus honras. Estas plantas, Pancho amigo, allá con los ejércitos del emperador Alifanfaron de Tropabama; que nos los hijos de la libertad tenemos el alma templada; y si no andamos en busca de peligro, pretendientes jactanciosos de las dificultades, llevamos siempre el rostro puesto a las indicaciones del honor. Sin el inconveniente que tú sabes, yo iría allá, por excusarte la molestia, si ya no me atuviera a la sonrisa antes que a una inmotivada exasperación. Hallado os le habéis el medroso, señores valientes; y el modo de pioneros en cobro "del rayo de mi palabra", según las de un diario del Perú, era ofrecer pasarme de parte a parte con esa lanvoacedes señores galanes, acabáis de perder al que queríades poner en salvo; pero a uno como yo las amenazas ni le acuitan ni le aíran; y el que obra con motivos que juzga buenos, en sus quicios se queda, sin variar las determinaciones de su ánimo. Con ese presupuesto, mantengo la moderación que había usado respecto a don Manuel, sin que las necias diligencias de los suyos sean bastantes para enconarme el pecho ni dar acedía a mis palabras. Yo se muy bien que nada han perdido esos señores con haber perdido mi amistad; pero han ganado algo en mostrárseme tan crueles por medio de la difamación? No era justo que por sostener la vanidad irritada del peor de ellos, los otros pregonasen falsedades que no me perjudican sino en la opinión artificial de los muy interesados en mi daño. La honra, la buena fama de los suyos defiendan los buenos aún a riesgo de la vida; la vanidad no merece sino despego: la indignidad, represión. El que habla mal ¿obrara bien? El que obra mal ¿hablara bien?

V.- El ilustrísimo y reverendísimo José Ignacio, arzobispo de Quito, espera sin duda que yo le defienda de la acusación más grave que puede hacerse a un sacerdote, del cargo más terrible que se ha hecho jamás a un prelado de su categoría.- la prevaricación. Como algo redundase contra mí de su temeridad no se recelaron sus detractores de dar a entender claramente que el arzobispo había revelado el secreto del tribunal de la penitencia, o poco menos; pues sólo a su murmuración criminal pudieran haber debido los impíos el conocimiento de esas desgracias mías que pregonaron por la imprenta. El señor Checa sabe sin duda que no se contestan pasquines, pero como eclesiástico instruido sabe también que Sixto V, uno de los pontífices más grandes, le hizo cortar las manos y la lengua al que le había difamado? Marcos Espinel que hizo escribir el pasquín, León Mera que lo escribió, Mariano Mestanza que lo mandó publicar, con manos y lengua se hallan todavía, y harto nos lo darán á conocer en adelante.

Yo quisiera saber qué hubiera hecho Bossuet, en el propio: una turba desaforada de bribones se levanta, pero bribones visibles algunos de ellos, que en tiempos calamitosos para el reino han sido pares de Francia, cancilleres y señores de muchas órdenes; y sin miramiento ninguno a su alta mitra, le imputan el haber descubierto los secretos de un penitente: se queda Bossuet callado y se contenta con llamar "perverso" sotto voce a sus detractores? Yo veo desplegar las alas el águila de Meaux y en vuelo sublime levantarse al firmamento. No contesta a los infames; pero de allí toma ocasión para asombrar al mundo con un pastoral que arde envuelta en el fuego sagrado. Y sino ¿dónde el púlpito, tribuna del sacerdote, tribunal del juez delegado de Dios? De allí, como del Gazirin, se llama a los escogidos; de allí, como del Heval, se maldice a los réprobos y se le ofrece de dar lecciones de moral al pueblo, debe ser para él un feliz acontecimiento. El señor Checa, arzobispo de Quito, otorgó con el silencio la horribles falsedades de sus enemigos y los míos? No sabe que quien calla otorga? Si todo lo mintieron, desde la confesión, no era razonable que él dejase prestada su cabeza para que en ella me inmolasen. ¿Prestar la cabeza un arzobispo para que en ella inmolen a un cristiano?

Yo sé que ese hombre es bueno: mansedumbre, timidez falta de fuego en el espíritu. Por dicha al cielo se sube también sin alas.

VI.- Después de impreso este cuaderno con sus notas me escriben de Quito que el memorable Mestanza "no ha pedido salvo conducto". Si el hecho de haberlo pedido era inexacto, sobre el doctor Alvarado: cuatro personas, a cual más verídica, me comunicaron la comisión que decía tener este señor, afirmando que se hallaba en sus manos la carta de dicho Mestanza a García Moreno, por medio de la cual lo solicitaba. Lo mas probable es que la solicitud no haya sido bien acogida, y se la quiera negar ahora. Traer a la memoria la suerte de Borja y de Maldonado, a pedir salvoconducto...! A don Gabriel con esas Balandronadas. La inusitada sumisión que gasta, por otra parte, el hablar de él, da harto a conocer que el traidor no ve otro porvenir que agachar la cerviz al yugo, pues no lo tiene consultado a sus amigos hace tiempo si viene o no? Consulten ustedes a Espinel en puntos de honor... Puede también ser que Don Vidal no haya presentado la carta, por demasiado enérgica.

Si algo tuviere que decir el doctor Alvarado, por la imprenta: nada sacamos de la murmuración entre bastidores: las cosas me gustan mas claras que la luz del mediodía. Esclarezcamos lo confuso con lo de la razón; no seamos animales inmundos y feroces al mismo tiempo, como el lobo de Chorillos.

Dispensen los lectores que esta ruin materia vaya en lugar sobresaliente, cuando apenas le correspondía la trascasa